apple macintosh 128k

Apple Macintosh 128k

El modelo 128K es el primer producto de la colección de computadoras Macintosh. La corporación Apple lo presentó en enero de 1984, después de una intensa campaña de marketing. “Si las computadoras son tan inteligentes, – se decía en uno de los anuncios, – entonces ¿no sería mejor enseñarlas a comunicarse con la persona que enseñar a la gente a comunicarse con el ordenador?” Simultáneamente con el anuncio oficial de Macintosh en la televisión fue mostrado un spot publicitario de 60 segundos, “1984”, el director del cual era el famoso Ridley Scott (“Alien”). El spot que costó 1,5 millones de dólares, según la leyenda, fue demostrado sólo una vez, pero esto fue suficiente: numerosos medios de comunicación reprodujeron gratis el clip, inspirado por fantasías de Orwell, convirtiendo su demostración en uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la televisión.

Macintosh 128K se basaba en el microprocesador Motorola 68000 de 32 bits con una frecuencia de reloj de 8 Mhz, tenía 128 Kb de RAM, 64 Kb de ROM, una disquetera unilateral de 3,5” para 400 Kb, una pantalla incorporada de 9” en blanco y negro con una resolución de 512х342 píxeles; se equipaba, además del teclado, con el manipulador “ratón” y pesaba 20 libras (8 kg).

Muchas cosas en la computadora nueva fueron copiadas de los desarrollos del centro de investigación PARC de la compañía Xerox, 15 especialistas de la cual a principios de la década de 1980 pasaron a trabajar en Apple. Precisamente gracias a los logros del PARC surgieron el sistema de “ventanas” en la pantalla, la interfaz, basada en las imágenes simbólicas de acciones, y el “ratón”.

El primer Macintosh fue cinco veces más caro que exigían las especificaciones del proyecto – $ 2495 en lugar de $ 500. Pero se vendía con mucho éxito: ya en los primeros 9 meses fueron realizadas 275 miles de computadoras. “Mac”, como poco tiempo después los fanes bautizaron la nueva máquina, trajo un gran éxito a Apple. Con su llegada toda la industria informática se volvió patas arriba. Los propietarios de ordenadores de otros tipos envidiaban a las herramientas gráficas de “Mac” y la facilidad de manejo con él. Los programas, que permitían utilizar el “diálogo” y el “ratón” en las computadoras de otros modelos, se compraban a cual más.

Sin embargo, muy pronto los usuarios de Macintosh 128K tropezaron con un problema de demasiado pequeña cantidad de memoria RAM, con lo que el diseño de modelo no permitía ampliarla. Llovieron numerosas quejas, que estimularon la corporación Apple perfeccionar su producto, y ya en el otoño de ese mismo año 1984 un modelo nuevo de “Mac” fue presentado al mundo – Macintosh 512K (modelo Macintosh 128K fue retirado de la producción en octubre de 1985).

Especificaciones de Hardware

Procesador 68000 de Motorola a 8 MHz
ROM: 64 KB
RAM: 128 KB
Disquetera de 3.5″ (400kb)
Puertos Seriales RS232 y RS422
Posibilidad de añadir una segunda unidad de almacenamiento externa.
Pantalla monocromática de 9″, 512 x 342 pixeles.

El Macintosh fue diseñado para lograr un óptimo rendimiento gráfico, que había requerido previamente un equipo que cueste más de 100 000 dólares, un precio inaccesible para la clase media. Este objetivo puntual resultó en un diseño eficiente, que carecía de capacidad de expansión externa pero cumplió o superó el rendimiento de referencia de sus competidores

AdamOsborne-Osborne1

Osborne 1

En abril de 1981, apareció el antepasado de las computadoras portátiles modernas – el primer ordenador portátil con alimentación autónoma, y no era el IBM PC. Esta computadora se llamaba Osborne 1, y por desgracia no pudo repetir el éxito fenomenal de su contemporáneo. Aunque había todas las premisas para esto – al principio, la computadora gozaba de gran demanda. Ahora nos es difícil comprender la delicia de sus primeros usuarios – el cajón con el tamaño de una maleta sólida pesaba más de 10 kg y tenía una pantalla diminuta de 5 pulgadas que podía contener 24 líneas de 52 caracteres.

Sin embargo, su autor, ingeniero americano Adam Osborne, justamente adivinó las necesidades de los usuarios y oportunamente apareció en el mercado con su producto.

La computadora trabajaba bajo la dirección del sistema operativo CP/M, ordinaria para aquel tiempo, y tenía en el software editor de texto WordStar, hoja de cálculo SuperCalc, la base de datos dBase II y dos herramientas de software, CBASIC y MBASIC. Este conjunto costaba sólo $ 1795. Esto era el tipo de computadora que faltaba en el mercado – la empresa joven de Adam Osborne no tenía tiempo para cumplir con los pedidos. Más tarde, este fenómeno será llamado “supercrecimiento”. Sin embargo, ya en septiembre de 1983 la compañía hizo bancarrota. Parece que mercadotecnia política de ingeniero Osborne falló – mientras en la producción de Osborne 1 fueron invertidos considerables recursos crediticios, la compañía anunció dos modelos nuevos con características mejoradas. La demanda en el primer modelo cayó tan de repente, como surgió, y la empresa se vió obligada a declararse en quiebra.

Computadoras portátiles de otros fabricantes en gran medida repetían el diseño acertado de Adam Osborne – modelos portátiles de Kaypro, Compaq e incluso de IBM se parecían mucho a Osborne 1.

Especificaciones de Hardware

Dos unidades de disco de 5¼ pulgadas, con 40 pistas y 100 Kb de capacidad
Procesador Z80 a 4 MHz
64 kilobytes de memoria RAM
Teclado separable, en la tapa de la caja
Pantalla monocroma CRT de 5 pulgadas, con una resolución de 24 líneas de 52 caracteres
Puerto paralelo IEEE-488 para conectar a impresoras
Puerto serie compatible RS-232 a 1200 o 300 baudios para conectar a modems externos o impresoras serie

Se alimentaba mediante una conexión eléctrica de pared, y no tenía batería interna. Los primeros modelos sólo podían trabajar a 120 V; modelos posteriores (con caja azul) permitieron 120 V o 230 V, a 50 o 60 Hz.

Popular_Electronics_Cover_Jan_1975

Altair 8800

En la cubierta de la revista Popular Electronics de enero de 1975 había una imagen de Altair 8800, la primera microcomputadora en el mundo, montada en la base del más moderno microprocesador 8080 de la firma Intel. La microcomputadora se vendía por correo en la forma de un conjunto de piezas para el autoensamblaje por una pequeña empresa de la ciudad de Albuquerque, Nuevo México. Esta compañía se llamaba MITS y era dirigida por un tal Ed Roberts. Él fue el primero, quien cayó en la cuenta que el nuevo chip encerraba potencias de una computadora verdadera, y se apresuró jalonar un lote. Fue un paso justo, ya un año después decenas de firmas rivalizaban en el mercado, pero hasta aquel tiempo MITS era el único.

El nombre de Altair se le ocurrió a la hija de Roberts, así se llamaba una estrella de la famosa serie de televisión Star trek (Viaje a las estrellas). El kit completo para el montaje costaba $ 397, mientras que Intel vendía sólo un procesador a $ 360. De hecho, el precio de coste de un chip 8080 no excedía $ 75, y el precio de $ 360 fue fijado por Intel a despecho de la corporación IBM, con su popular serie 360, que costaba millones. MITS compraba chips de Intel a precio de coste. Roberts era un optimista y esperaba vender 200 completos de Altair durante un año. Simplemente no se imaginaba, como mucha gente querría tener su propio computadora. Un pedido para 200 kits fue recibido por teléfono durante un día. Al fin y al cabo Roberts simplemente fue recargado de pedidos.

¿Qué recibían los usuarios por sus 397 dólares? Por extraño que sea, casi nada. El kit presentaba sólo un montón de piezas y una caja. Los usuarios tenían que soldar y probar los bloques montados por sí mismo, y si el montaje se acababa con éxito, se hacían programadores y creaban programas para su Altair en el lenguaje de máquina, es decir, con la ayuda de unos y ceros. En la computadora no había ni el teclado, ni la pantalla, ni memoria de larga duración. Todo el volumen de RAM era 256 bytes. Los programas se introducían con la conmutación de interruptores en el panel frontal, y los resultados se leían de los indicadores LED. Con todo eso, la gente amaba sus Altaires, ya que eran computadoras PERSONALES verdaderas.

Por supuesto, el 8080 fue un procesador verdadero, aunque en miniatura, y permitía más. Roberts con prudencia equipó Altair con el bus de expansión S-100, y los nuevos dispositivos que ampliaban las posibilidades del sistema no tardaron en aparecer. Aparecieron placas de expansión de memoria, entrada de teletipo, dispositivos para el trabajo con banda perforada, etc. Sin embargo, sólo grandes entusiastas podían escribir programas con la ayuda de unos y ceros. Para que la computadora resultara realmente útil a muchas personas, era necesario un lenguaje de más alto nivel. Y en ese momento, el destino unió a Roberts con dos amigos – Bill Gates y Paul Allen. Ellos afirmaban que tenían lo que él buscaba, es decir, el lenguaje BASIC para el Altair. Todo el mundo siente las consecuencias de este encuentro hasta ahora:-). Roberts aceptó la propuesta de trabajar con la flamante firma Micro-soft (precisamente con un guión), y bandas perforadas con BASIC empezaron a venderse por $ 150, pero ya es completamente otra historia.